domingo, 30 de mayo de 2010

Fatídicos segundos













El tiempo se desliza inevitable, y ansioso.
Solo podemos contemplar su paso, mientras nos hace títeres de un andar del reloj.

Las divisiones austeras que la mente ha intentado hacer para explicarlo, han creado un presente y tal vez un futuro, basando conclusiones en esos bajos momentos de recuerdos a los que se les denomina pasado.

Relativo, he ahí, la inconsistencia de su estado. Ya que podría considerarse una virtud inherente a uno mismo, sin ser posesión o una fuerza externa.

Absurdamente, en la misma cuantificación suya, las horas han pasado lentas, generalmente cuando el tedio se apodera del ambiente, o tal vez, han pasado tan aprisa que los segundos se escurren en nuestros fatídicos e impotentes dedos.

Lo único tangible de su invisible presencia, son los hechos que su transitar han ocasionado, transformado, hasta convertirnos en la obra de su caprichoso antojo.

Cuantas veces quisimos regresar el tiempo? o tal vez... adelantarlo?

5 comentarios:

Michu dijo...

maldito tiempo que la vida nos roba.... ahhh cuantos pasados dolorosos... mejor pensar en el presente....... o soñar con el futuro????...... quien sabe que serà de mi........ esclava de un reloj

Carlos dijo...

Ahh, ese bendito tiempo, una idea que nos atormenta y que nos arrebata los momentos mas chéveres. Y como dice el Jaimito Guevara...
Nena, deja en casa tu reloj.¡¡
Wambra comentará en mi blog, no se olvidará.

Ailura dijo...

Y corre... vuela... se escurre de nuestras manos... pero su efecto es inevitable...

intentar detenerlo???

sólo existe algo, q nosotras sabemos que podría detenerlo... pero eso también se escapa de nuestro control...

efímera existencia la nuestra!

r1ck7 dijo...

...tiempo, tiempo, si pudiéramos jugar un ratito con él, tal vez aprenderíamos o desaprenderíamos, no sé bien!

¿Pero podemos concederle a este fatalismo un poco de bondad?
Fíjense que cuando éramos niñ@s, ajenos a la "conciencia", a la realidad; vivíamos atemporales...

...y daría toda mi vida por detener el tiempo, justo ahí, dónde-cuándo uno quiere que el momento se vuelva eterno!...

zaida37 dijo...

Ese tiempo del que tanto dependemos... wapa precioso blog, enhorabuena.