domingo, 4 de julio de 2010

Gentío


Era tal vez la mezcla de sol fundiéndose de alegría o la música acompasada con gritos y risas, pero en la cuidad, se respiraba festejos y delirio.

Perdida estaba ella, aturdida entre la muchedumbre que hostiga. Se detuvo, cuando de repente, voltea, él retrocede.

Y el gentío viene, la lanza precipitante hacia sus brazos, arrastrados con impaciencia a formar un solo cuerpo, guiados tan sólo por el vaivén que los empuja, dejándolos risueños embriagados felices.

Llevados por el gentío que se lanza, se juntan aferrantes sus manos, sus cuerpos al aire se envuelven, es la alegría de sus sonrisas, lo que me atraviesa e irradia lo más profundo de mi ser.
De repende, ella eleva un grito desesperado, es el gentío que viene a arrancarlo de sus brazos
Llevados por el gentío que arrastra, se alejan el uno del otro.

Ella lucha y se debate. Pero el sonido de la amada voz se pierde entre las risas. Ella grita de dolor, furia y cólera.

Maldiciones e injurias escuche ese día de sus labios, fue el gentío que le ha robado al hombre al que se había entregado y jamás volvió a encontrar.

2 comentarios:

Michu dijo...

aquel mundo fuera de nuestras mentes es increiblemente indecifrable y frío.............. hostil.... pero en medio d toda esa basura....... surge algo inesperado, algo bello......... loa ingenuidad de tus palabras........... su realismo sútil y loco.......... la vida m ha dado lo q tengo y tambien m lo ha quitado................
bu tqm chave y soy la primera q comenta si!!!!!!!!!1

Carlos dijo...

Vaya, realmente es algo trágico que no le vuelva a ver, pero asi pasa. Será posible que lo hayas escrito inspirada en alguna experiencia?. Chevere,, siguele dando. Saludotes¡¡