martes, 19 de enero de 2010

Un día...


... en mi vida. Un día dentro de alguien que ya no tiene voluntad.

Sin objetivos camino, y si los tengo, se desvanecencen cuando más necesito tenerlos presentes.

Ahora todo me parece un sueño, me mantengo en un eterno abrazo del inconciente, todo parece tan poco tangible, como una ilusión muy bien detallada.

Cómo si lo que pasara estaría lejos de mi; las voces en eco se dispersan, me rodean, pero las interpreto luego de salir de una abstracción sin sentido, porque es inútil recordar cómo era y peor aún es esperar que vuelva.

Qué tan insignificante es la vida a la hora que no posees un elemento que le da sentido a todo??

Pese a todo, no sentiré tristeza, sino más bien una lejana confusión que se mece en el vaivén de una lágrima que es demasiado orgullosa para caer a gusto, mientras una sonrisa incómoda se adelanta para disimular.

Te ha pasado alguna vez ? Alguna vez deseaste que todo fuera mentira, y que tu efímera existencia no sea más que el sueño de alguien, o un personaje muy bien estructurado??