martes, 27 de octubre de 2009

Pasión

Ahí estaba ella, sentada en el comedor, y su cuadriculada falda no ocultaba el deseo, cruzaba lentamente la pierna, alterando mis sentidos. Ya no puedo disimular más, y ella lo sabe.

Maldita agonía, estando a mi lado la siento tan lejana.

No sé cómo llegamos a esto, en que preciso instante, dejó de ser una niña para mí, y se convirtio en aquella mujer infinita, desbordante. Solo sé que me dejé llevar, por ese perfume florar que me hipnotiza.

Tengo leves lagunas mentales, mi mente divaga, se deja llevar por lo prohibido, por lo terrenal de un amor nacido de la costumbre doméstica.

Hoy me esperará, se desplazara exitante con ese vestido azul por la calle empedrada, y su paso firme de leona en celo me levantará el sueño guiandome hacia ella; sin pena ni arrepentimiento, dejaré mi lecho matrimonial y me deslizaré hasta el cielo.

Qué tiene ella que me hace perder la cabeza??

Es esa dualidad de mirada, dulce y con un toque de perversidad seductora. O tal vez, es ese hechizo del que me tiene preso, porque aceptémoslo,era en ese estado precisamente en el que me tenía.

Deseo? Pasión? De qué naturaleza son los sentimientos me alejan de lo moral? Es ella, mi desesperación, mi locura.

Respóndeme. Qué me hace recurrir a ti como el sediento en busca de la ambrosía, tú, que una vez fuiste mi hija?

2 comentarios:

Ricky Pacheco dijo...

...wow! es increíble que los sentidos nos sugieran que hacer, pero hay una distancia considerable de la razón que nos diferencia de los animales...

POSEIDO dijo...

Seguir instintos, lo mas basiko de la vida, por esta supuesta razon el hombre es el uniko animal sanguijuela del mundo. A vivir en los placeres ke es para lo ke estamos aki.....